cubanos

Permanecen 30 cubanos en la ciudad

Félix Diéguez

NUEVO LAREDO, TAM.- Los cubanos que a principio de año quedaron varados en Nuevo Laredo y que alcanzaron el número de mil 300, ahora solamente permanecen cuando mucho 30 de ellos.

Pero estos 30 isleños a pesar de que todos trabajan en empresas constituidas legalmente y registradas ante el Instituto Nacional de Migración, enfrentan las negativas constantes de directivos de esa dependencia para obtener el permiso de trabajo que les permita regularizar su situación en México, comentó Angélica Gómez Trejo, quien representa a este grupo de personas.

“No es posible que a pesar de que nuestras leyes dicen que es obligación del INM de proporcionar ese permiso de trabajo a quienes demuestren que laboran en empresas registradas ante ellos, la negativa siempre sea constante de parte del delegado de dicha dependencia, pero más grave es cuando hay conocimiento de que a ciertas mujeres de otras nacionalidades se los otorga, aun cuando no trabajan”, Gómez Trejo.

En cuanto al resto de cubanos, Gómez Trejo dijo que muchos se encuentran presos en unas cárceles de Texas, las mujeres en Taylor y los hombres en Río Grande.

Hasta el momento hay ya infinidad de mujeres en periodo de prueba ya en libertad en Estados Unidos, tendrán que demostrar trabajando y viviendo honestamente que en verdad buscan la oportunidad de radicar en Estados Unidos.

“Hay otros 20 cubanos que obtuvieron el asilo político, 400 más que demostrando lo que allá llaman, el miedo creíble, que contaban con un “farol” o padrino y mediante el pago de una fianza de aproximadamente 5 mil dólares, fueron liberados pero de su comportamiento depende que no sean deportados a la isla”, añadió.

Igualmente está un importante número de isleños que lograron obtener su libertad condicionada, esto lo lograron con una carta de deportación.

En cuanto a las mujeres, están solamente pueden estar en cárcel de 27 a 32 días, después de lograr una carta de apoyo notariada pueden obtener su libertad y se da el caso de que su unen sus casos con el del esposo, salen libres los dos, concluyó.