Mujeres corruptas

Existe una amplia red de corrupción de mujeres en nuestro ámbito, no me indigna su inmoral conducta, pero debo confesar que me llena de pasmo, en particular por una de ellas a la que le profesaba una genuina admiración por su peculiar manera de abordar los temas en sus formidables entregas periodísticas, sin embargo, no las culpo del todo, yo soy un veterano de muchas batallas en el gremio, conozco de cerca, las injusticias y atropellos de los que han sido objeto varias generaciones de periodistas, hablo por mí, en mis inicios, cuando apenas empezaba la carrera, en El Mañana me dieron mi primera oportunidad, pero nunca me pagaron un salario, y ni siquiera una compensación, ya que, según palabras de un directivo… “apenas estás aprendiendo”, estoy hablando de hace más de treinta años, después me despidieron por un chisme de pasillo e intriga de barriada, luego de ese trago tan amargo en ese matutino, me dieron trabajo en El Diario de los Villarreal, con tan buena suerte, que a las primeras de cambio, me dieron un sueldazo, en esa época estaba al frente del periódico, el Ing. Luis Federico Villarreal, no voy a hablar mal de él, pero quienes lo conocimos padecimos sus gritos y regaños, pero ese hombre mal encachado y de carácter atravesado, fue el maestro de muchos de nosotros, y con una visión de futuro, forjó un semillero de buenos reporteros, en ese entonces El Diario y la KEK eran los líderes de opinión más importantes de toda la comarca, claro que también tuve problemas en El Diario, pero me sostuve a pesar de las broncas, a sabiendas de que no podía regresar a El Mañana, dadas las circunstancias en las que salí y los motivos viscerales por los que me corrieron, conste que no me estoy quejando ni hago estos comentarios para atacar a nadie, lo digo porque así sucedieron los hechos, a la distancia y con los recuerdos empolvados, considero que permanecer en El Diario fue la mejor decisión que pude haber tomado, ya que, Luis Federico, trajo a maestros de todas partes de México y de Estados Unidos para que nos dieran clases gratis a todos, es decir, ese matutino se convirtió en la universidad que necesitábamos para ser mejores periodistas en todos los sentidos, El Diario se mantuvo en primer lugar por muchos años más, y traigo estos recuerdos al presente, porque me llena de nostalgia culposa que anden muchos chamacos tratando de aprender en los medios, y me resulta muy doloroso que lo primero que aprendan de la generación de periodistas que les antecede, la forma fácil de corromperse al estirar la mano para recibir dinero de los políticos, y volviendo al tema inicial de esta columna, me percato de que aunque las mujeres hayan luchado mucho por llegar a sus respectivos puestos de trabajo, ahora, aprendieron las malas mañas y son tan corruptas como algunos hombres, lo peor del caso es que aparentan ser lo que no son, y critican, y dicen, y analizan, y se pavonean como las mejores periodistas, solo porque pergeñan tres párrafos con facilidad de juglares se les olvida, cosas de amnesia selectiva, que para ser un buen periodista no basta con escribir correctamente o hablar como merolicos de feria frente a un micrófono, antes que nada, antes de aprender a conjugar los verbos y emplear los gerundios y participios, deben ser portadores de un pasaporte de decencia y honestidad a toda prueba, y ser conscientes de que los periodistas somos los portavoces de las demandas del pueblo a sus gobernantes; a ellos nos debemos y solo a ellos debemos servirles, pero el dinero es cochino y ensucia a las mentes más libres y los corazones más limpios, el maldito dinero que nada vale, dice José Alfredo en una de sus populares canciones; por cierto, me he enterado a través de la voz libérrima de don Juan Simón Pérez Ávila, decano del periodismo nacional y la pluma más docta y fina de todo México, que el ayuntamiento de Nuevo Laredo, patrocina a más de 70 portales noticiosos, y cita como ejemplo de decoro y austeridad a Dinamarca que solamente tiene un portal, en su comparecencia, Marco Antonio Martínez García corrupto director de Comunicación Social, no atinó a defenderse con gallardía y le dio vueltas a la tortilla, diciendo mentira tras mentira, al parecer, este hombre es de todas las confianzas de Kike Rivas, sabrá Dios que jueguito se traen entre ellos, espero que no sea cierto lo que todo mundo está comentando en los chismosos pasillos de la presidencia, y bueno, de esos setenta portales que sostiene Marco y al que menos dinero le da, se lleva quince mil pesos mensuales libres de polvo y paja, y claro que tengo la lista completa de todos los beneficiados, aquí el negocio para Marco es que se pone de acuerdo con la conseguidora y entre los dos se quedan con una millonada, es decir, ella consigue el cochupo para una amiga y le corresponden dos comisiones; la que le da la afortunada y agradecida periodista y el dinerito extra que le regala Marco a través de las codiciosas manitas de Ángeles Samaniego, así está de jugoso el negociazo de Marco Martínez con toda esta manada de corruptos… Una de esas beneficiadas me amenazó con meterme a la cárcel, y para mis adentros, medité en lo absurdo del asunto, es decir, ella es la cínica corrupta y me amenaza a mí que soy un periodista muy decente, pero a todas esas personitas que andan metidas en este nauseabundo negocio del tráfico de cohechos y dinero mal habido, les tengo una sorpresita que les va a caer como una bomba entre las manos…