paralisis

Madre se convierte en voz de su hijo con parálisis cerebral; ambos estudian la preparatoria

Félix Diéguez/Bravo Noticias

Incansable mujer, lucha al lado de su hijo con discapacidad, para que este concluya la preparatoria, es su voz y escritura.

NUEVO LAREDO, TAM.- Un ejemplo de vida, es la unión que vive esta madre con su hijo, que pesar de su discapacidad que le impide hablar, estudia la preparatoria con el, ella se ha convertido en su voz y escritura.

Este día en la celebración del 5o Aniversario del Centro de Atención para Estudiantes con Discapacidad (CAED 234), Daniel López Saucedo, quien cuenta con 18 años y tiene un padecimiento de parálisis cerebral motora desde un año ocho meses y su madre, María de la Cruz Saucedo Olvera de 53 años, gozaron de la fiesta junto con dos de sus hermanas.

“Mi Daniel, ha tenido importantes avances en la preparatoria, actualmente lleva ya 11 acreditaciones de las 22 con que cuenta el programa, soy su auxiliar y la escuela me permite apoyarlo y también yo me voy a certificar, soy su madre y estoy orgullosa, hay gente que limita a sus hijos con discapacidad, no los saca adelante, el ha sido nuestra fortaleza para toda la familia”, aseguró Saucedo Olvera.

Hay muchos hogares que al tener un hijo con una discapacidad se desintegran, Daniel por el contrario ha unido a su familia, es por ello que su madre es su voz y su escritura, porque el piensa y razona normalmente, solamente es ella quien transmite ese conocimiento.

“Aun recuerdo como fue que empezó este padecimiento, el era un niño normal, pero cuando tenía un año y ocho meses le dio una convulsión y quedo en esta situación, pero eso no ha sido impedimento ha estado en escuelas integradoras desde el kinder hasta la secundaria, ha acudido a competencias nacionales, en Ciudad Victoria, Cuernavaca, Aguascalientes, tiene muchas medallas”, agregó doña María de la Cruz.

Ella admite que Daniel es el consentido en su hogar, es el cuarto de sus 5 hijos y es un orgullo tenerlo a su lado, mientras dice esto su hijo sonríe abiertamente, sabe del gran amor que le profesa su madre, su apoyo, su guía, su voz y escritura.