dormir

La ciencia te da una razón más para no dormirte enojado

Agencias

MEXICO.- Cuando vamos a dormir, nuestros cerebros reorganizan la nueva información que hemos absorbido a lo largo del día, pasándola de la memoria a corto plazo a la memoria a largo plazo, algo positivo si acabas de estudiar para un examen o si vas a exponer algo al día siguiente; sin embargo, si se tratan de cosas negativas o traumáticas, te costará más trabajo olvidarlas y superarlas.

Una nueva investigación demuestra que estos mismos mecanismos hacen más difícil suprimir recuerdos negativos o traumáticos después de dormir. Para llegar a esta conclusión, el instituto Wellcome Trust Center for Neuroimaging de la mano de la doctorante Yunzhe Liu, realizaron estudios sobre el control cognitivo con la intención de saber si los recuerdos podían suprimirse voluntariamente antes o Después de dormir con la finalidad de apoyar el tratamiento de trastornos psiquiátricos.

Liu y sus coautores analizaron a 73 estudiantes universitarios masculinos, quienes fueron expuestos a imágenes perturbadoras con personas gravemente heridas, niños llorando, cadáveres, asesinatos, secuestros y robos, junto a caras neutrales, creando una asociación entre la imagen y la cara. Más tarde, se les mostró solamente el rostro y pidió suprimir de su memoria la imagen asociada. Cuando repitieron la tarea después de una noche de sueño completo, los estudiantes encontraron dificultad en suprimir de su memoria las imágenes del día anterior.

“La consolidación nocturna hace que la memoria aversiva sea más resistente a la represión, promoviendo la reorganización del hipocampo-neocortical de la memoria”, explica Liu, quien está bajo la supervisión del Prof. Ray Dolan. Las imágenes cerebrales tomadas durante la tarea, mostraron que los circuitos neuronales utilizados para suprimir la memoria cambiaban después del sueño, desde el hipocampo hasta la corteza. Es este cambio que aparentemente hace que la memoria sea más difícil de suprimir.

Aunque el estudio analizó a los hombres debido a las diferencias de género en la regulación de las emociones y el control cognitivo, Liu sospecha que los resultados serían los mismos para las mujeres. Sin embargo, advierte que se necesitan experimentos bien diseñados para saberlo con seguridad.

Los resultados de este estudio por sí solo no tienen implicaciones definitivas para el tratamiento de trastornos psiquiátricos. Sin embargo, sugieren que la “reconsolidación”, un proceso en el cual los viejos recuerdos son modificados y re-almacenados, puede ser una técnica prometedora para suprimir los recuerdos traumáticos. Si solamente tienes que olvidar algo que te está molestando, no te duermas enojado.

Con información de Huff Post