5 gestos de belleza para una rutina sostenible

1. COSMÉTICA SIN EMBALAJE

Al elegir tus cremas, champús y maquillajes, fíjate en el contenido, pero también en el continente. Tan importante es de qué material está hecho el envase de tu cosmético como lo que hay dentro. Además de rechazar ciertos ingredientes no biodegradables como las siliconas o los microplásticos, los fabricantes más ecologistas se preocupan de que su frasco sea reciclable (incluso de material reciclado), de bioplástico descontaminante o de materiales compostables como el bambú. Añade a tu lista de la compra:

  • Cosméticos sin embalaje. Por ejemplo, champús, mantecas hidratantes y otros productos sólidos de Lush.
  • Cremas cuyos tubos tengan en su etiqueta el símbolo con las flechas blanca y negra dentro de un círculo, que significa que ese envase se puede reciclar.
  • Embalajes con el sello “eco-friendly PE o Green PE” y “HDPE PCR”, que los identifica como que están fabricados con bioplástico basado en caña de azúcar de fuentes naturales o con resina de polietileno de alta densidad reciclado y descontaminado para ser reutilizado.
  • Envases de vidrio con tapas de madera FSC o bambú.
  • Envases rellenables o cargas eco de jabón de manos y crema de manospara poner en tu dispensador de cerámica.
  • En general, todos los productos que no lleven caja ni retractilado de vinilo.
  • Envases de materiales biodegradables como, por ejemplo, gel de algas.

2. MENOS DISCOS DE ALGODÓN

Un bastoncillo de algodón puede tardar 300 años en degradarse. Usa los dedos para aplicar tu limpiadora y tu tónico, al estilo de las coreanas.

Para retirar los restos de maquillaje, recurre a muselinas de algodón lavables. Si no puedes prescindir de los discos, al menos recuerda: nunca los tires por el wc ni los metas en la bolsa marrón de lo compostable. Mejor al cubo gris.

3. DUCHA SIEMPRE

Raquel Marcos, química y autora del blog Cosmética y Ciencia, nos da la pauta: “Una bañera suele tener una capacidad de unos 270 litros. Cuando la llenas, puedes llegar a desperdiciar unos 150 ó 250 litros de agua. Si al terminar te aclaras, suma de 25 a 50 litros más. Una ducha media de cinco minutosconsume unos 50 litros, pero puede alcanzar los 150 si dejamos el grifo abierto y alargamos el tiempo de aseo hasta los 20 minutos”.

4. 10 ML DE GEL ES SUFICIENTE

En un planeta eco-sostenible, por las cañerías de las casas y hoteles solo debería circular agua y restos de los productos que se aclaran (champú, mascarilla, pasta de dientes, exfoliantes, etc…). Eso sí, los mínimos restos, a poder ser.

Para lavar el cuerpo (zonas de sudoración y genital) solo hacen falta 10 ml., es decir, una cucharada sopera.

No vuelvas a comprar (ni usar) un exfoliante que contenga perlitas de plástico. La asociación Cosmetics Europe emitió una recomendación a los fabricantes para que, a partir del 2020, no se usaran más micro bolitas de plástico. El pasado mes de julio, Stanpa informaba a la prensa: La industria cosmética europea ha reducido ya un 97,6% su uso. Loïc Armand, presidente de Cosmetics Europe, señaló que esta disminución “representa más de 4.250 toneladas de micropartículas plásticas”.

5. SIN ACLARADO

Pásate al acondicionador sin aclarado: al hecho de gastar menos agua, se suma que menos producto se va por la tubería, lo que permite un agua más limpia, sin tanto residuo. Las mascarillas capilares, sin siliconas. Son polímeros inorgánicos derivados del silicio que se usan en productos para el pelo y también en maquillajes. No suponen ningún riesgo para la salud, pero no son biodegradables.

Fuente: www.telva.com